Comentario crítico: El periodismo es publicar lo que alguien no quiere que ubliques

A través de una pieza cinematográfica, Ramón Lobo dedica a los consumidores de sus productos unas líneas en las que expone los peligros que envuelven actualmente a la profesión más noble y bella del mundo. El periodismo se ha sumergido, a merced del autor, en un pozo lleno de petróleo; se encuentra atrapado en un mundo repleto de sucesos que son dañinos para los ciudadanos, ya sea por medio de una falsa espontaneidad o una jerarquía ajena a los valores noticia que debe emplear un profesional a la hora de evaluar la relevancia de un  suceso.

Con ello, Lobo pretende alertar al lector de la contaminante fábrica que, tanto los poderes públicos como grandes empresas, han construido sobre los suelos de la investigación contenciosa de los hechos. Es decir, el trabajo de un comunicador no puede basarse en las ciegas palabras de los altos cargos, sino en la búsqueda de la verdad. Un periodista no ha nacido para creerse lo primero que el dinero disponga sobre la mesa, sino para dotar a la humanidad de un derecho tan fundamental como es el hecho de recibir información.

Mas no sirve cualquier tipo de información. Todos sabemos que acontecen una cantidad infinita de hechos, pero que no todos repercuten bajo los mismos intereses. Es por esto que debe de haber detrás de cada noticia un juez capaz de sentenciar a muerte aquellas que no cumplen con los intereses que desea percibir la audiencia. Aquello que retransmitimos, pues, aguarda una fidelidad mundial sumamente importante, ya que determina de forma permanente el criterio u opinión de toda persona que lea nuestras líneas.

A pesar de la enorme responsabilidad que aguarda un periodista, temo decir, muy a mi pesar, que no se están haciendo bien las cosas. No sirve con obtener una serie de datos reflejados sobre una pantalla; la buena profesión está muy por encima de lo que nos venden actualmente.

El periodista accede a todo detalle que suscita una serie de molestias cognitivas a la audiencia: debe responder a los planteamientos que los ciudadanos se plantean sobre los hechos; debe abastecer y alimentar de una sola cucharada a las personas que confían en que consiga los medios suficientes para poder comer. El periodista vive porque los demás viven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s