Análisis crítico. Salvados: CARA A CARA ALBERT RIVERA Y PABLO IGLESIAS

Si algo he de admirar de este programa en concreto es la presentación. Un escenario humilde, un inicio coloquial y amable, una seducción al espectador que espera ver algo diferente, algo real y cercano. Una llamada al ciudadano que le promete el “desnudo” de unos de los políticos más destacados de su país en una charla sincera y sencilla, natural, sin preparaciones previas, una conversación y no la obra de teatro a la que estamos acostumbrados.

Desgraciadamente eso es lo que he admirado, la presentación. Y qué es eso más que una fachada o una preparación en la que los invitados interpretan el mismo papel de siempre. Cambia el escenario para, al menos, convencer al espectador visualmente de que lo que verán es algo distinto. Y no es así. Nos han dicho lo mismo de siempre, con los argumentos de siempre y las refutaciones de siempre. Nada que no sea campaña política, exposición de razonamientos para definir su posición ideológica que no trata de otra cosa que de convencer a la gente de a pie para colectar un voto más en las urnas.

De nuevo estos candidatos a presidente del Gobierno se han centrado en defender la superioridad de sus ideas en lugar de dialogar y corregir los errores que hay en ellas. Se trata más de criticar las ideas contrarias que intentar crear las correctas. Un debate común, coloquial, sí, pero con las distancias que ninguno se digna a estrechar, a poner en común para hacer algo mejor.

Sutil mediación de un periodista brillante que quizá esta vez no lo haya sido tanto. Son varias las interrupciones a Pablo Iglesias en momentos cruciales, cuando éste tiene algo que decir y su contrario, Albert Rivera, ya ha tenido oportunidad de contestar. Imparcialidad en este caso, puede que no planeada, pero existente. Esta vez Jordi Évole no ha propuesto unas preguntas diferentes ni ha promovido un debate diferente, que es lo que esperábamos.

No un fracaso pero si un programa cargado de errores. En mi opinión, por supuesto. Pero para qué están los errores si no es para corregirlos. Esperemos, Jordi, que para la próxima se cumplan las expectativas, que es lo que los ciudadanos necesitan. Y por favor, Pablo, Albert, más diálogo y menos competición.

-Denise Sambad Guillomía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s